Inicio
Actualidad
hoteles

Hoteles: seis pilares para la rentabilidad del sector Alimentos y Bebidas

El sector de Alimentos y Bebidas debe readaptarse para que los restaurantes sigan siendo rentables en los hoteles. Conocé cómo en esta nota.

Los servicios de Alimentos y Bebidas en los hoteles han experimentado una transformación significativa en su papel, evolucionando de meras necesidades internas a que los restaurantes sean una parte integral de la experiencia global para los huéspedes. Hace no tantos años, los restaurantes de los hoteles eran líderes en pérdidas y se limitaban principalmente a servir a los huéspedes internos.

No obstante, en la actualidad, el AA&BB se ha transformado en un área de generación de ganancias, con enfoques proactivos e innovadores que impulsan su éxito sostenido.

En tal sentido, Talentchef, la consultora especializada en la creación y desarrollo de conceptos gastronómicos para destacadas cadenas de hoteles, como Ritz Carlton, Marriot International y Hard Rock Hotels; acaba de publicar los seis pilares de este segmento de la mano de su fundador y director Antonio de Juan.

1. Mejorar la experiencia integral del huésped impacta en la rentabilidad

En la actualidad, los huéspedes de los hoteles esperan algo más que un lugar para descansar, quieren momentos intrigantes e instagrameables que se extiendan a la mesa del comedor, los espacios comunitarios y la experiencia en general.

Los hoteles reconocen el poder F&B para crear y consolidar su identidad de marca, mejorar la satisfacción de los huéspedes e impulsar la rentabilidad del negocio.

2. El desayuno: más que una mera rutina

El desayuno, a menudo subestimado, es una oportunidad clave para mejorar la experiencia del huésped. Aquellos hoteles que ofrecen menús creativos diseñados por chefs, ingredientes locales y múltiples influencias culturales en su desayuno, generan una impresión duradera y memorable.

Estas experiencias añaden un elemento de emoción y deleite, contribuyendo a que la estancia en general sea más placentera.

3. El catering de los hoteles con diversidad de preferencias

La atención a las preferencias y restricciones dietéticas específicas es ahora fundamental. Los hoteles que ofrecen opciones veganas, sin gluten o aptas para alérgenos, demuestran su compromiso con la excelencia en el servicio al adaptarse a una clientela diversa y exigente.

4. La cocina local presente en los restaurantes de los hoteles

La integración de sabores locales, especialidades regionales y menús inspirados en la cultura local brinda una autenticidad invaluable a la experiencia gastronómica. Al resaltar ingredientes locales y tradiciones culinarias, los hoteles pueden conectar a los huéspedes con el patrimonio del destino.

5. Apertura de los restaurantes de los hoteles a la comunidad

Una tendencia en crecimiento implica la apertura de las ofertas de F&B del hotel a la comunidad local, no solo a los huéspedes. Los hoteles “lifestyle”, han transformado con éxito áreas públicas en espacios comunitarios.

Al crear vibrantes conceptos de noche, cafeterías, espacios de trabajo comunitarios y atractivos patios y bares en las azoteas, estos establecimientos atraen tanto a los huéspedes del hotel como a los lugareños, fomentando un sentido de comunidad y mejorando la reputación de la marca del hotel.

6. Personalizar experiencias

La gran diferencia entre una gran experiencia y una mediocre radica en generar un ambiente cálido y acogedor para sus invitados. Para ello, es muy importante anticipar las necesidades de tus huéspedes e ir más allá para asegurarte que tengan una experiencia positiva. Este es el epicentro de una estancia excepcional, y es aquí donde cada detalle y cada interacción se convierten en piedras angulares.

Ningún huésped de un hotel o restaurante quiere sentirse como si fuera uno más. Tomarse el tiempo para personalizar las experiencias de los huéspedes, ya sea un desayuno o una escapada de fin de semana, contribuye en gran medida a consolidar su negocio como uno de sus favoritos.

En muchas ocasiones no hace falta grandes inversiones y con simples detalles personales puedes conseguirlo. Recordando su nombre o su bebida favorita cuando visiten tu negocio, registrando sus preferencias en la base de datos, que les atienda un camarero determinado o sentarles en una ubicación concreta sin tener que pedirlo. Saludar a cada cliente cuando entre en el restaurante y reconocerlos, incluso si el camarero o el barman no pueden pasar mucho tiempo con ellos en ese momento, es muy útil reconocerlos.

Anticiparse a las necesidades de los huéspedes es un elemento crucial para un buen servicio al cliente. En ocasiones, los huéspedes no expresan sus necesidades, pero reconocerlas y satisfacerlas proactivamente es una señal de servicio sobresaliente. Sea rellenando su bebida o proporcionando recomendaciones locales al momento de registrarse, esta atención previa marca la diferencia.

Temas relacionados

Dejá tu comentario