Inicio
Actualidad
Boeing

Boeing: Una muerte da otra dimensión a sus problemas judiciales

Uno de los empleados enfrentado judicialmente con Boeing, John Barnett, fue hallado muerto hace pocas horas.

John Barnett fue hallado muerto en su propio camión, con una herida de bala, aparentemente "autoinflingida". Su muerte entra en la dimensión policial y de hecho está bajo investigación. La cuestión es que se comenzó a buscar a este exempleado de Boeing cuando no asistió a una audiencia en la que debía declarar, el pasado sábado 9 de marzo.

El proceso en los tribunales, justamente, es el que lo enfrenta a su exempleador, Boeing y lejos de ser apenas una demanda laboral, implica cuestiones que hoy se encuentran escandalosamente en el centro de la escena.

Y es que Barnett trabajó desde 2010 y hasta 2017, cuando se jubiló, como director de Calidad de la planta de Boeing en North Charleston, responsable de la fabricación de los B-787 Dreamliner. En su denuncia, el exempleado reveló “problemas de seguridad muy graves con el mencionado avión y sufrió represalias y fue sometido a un ambiente de trabajo hostil, cuando las denunció”.

Boeing y la denuncia de Barnett

Ahora bien, ¿qué denunció Barnett? Por ejemplo, que los trabajadores de Boeing no habían seguido los procedimientos destinados a rastrear los componentes a través de la fábrica, lo que permitió que desaparecieran componentes defectuosos.

También dijo que había descubierto problemas graves con los sistemas de oxígeno, lo que podría significar que una de cada cuatro máscaras respiratorias no funcionaría en caso de emergencia.

Además, remarcó que le preocupaba que el impulso para construir nuevos aviones significara que el proceso de ensamblaje fuera apresurado y la seguridad terminara comprometida. Barnett dijo que había alertado a los gerentes sobre sus preocupaciones, pero que no se había tomado ninguna medida.

Después de jubilarse, Barnett emprendió una larga acción legal contra la empresa. La acusó de denigrar su carácter y obstaculizar su carrera debido a los problemas que señaló y responsabilizó a Boeing de causarle estrés postraumático.

Desde la empresa fabricante negaron y siguen negando las denuncias de Barnett, tanto de los problemas de seguridad como las supuestas represalias que el trabajador sufrió.

El escenario complicado

La denuncia de Barnett se suma a un escenario donde el B-737MAX estuvo duramente cuestionado tras sufrir dos grandes accidentes (los de Ethiopian Airlines y Lion Air) y diversos incidentes (el desprendimiento de la ventana de evacuación del avión de Alaska Airlines, el más reciente). La propia FAA estatal hizo fuertes denuncias contra la cultura de seguridad y de calidad de Boeing recientemente.

De hecho, la semana pasada, el organismo estatal de aviación señaló tras una auditoría de seis semanas que había encontrado dentro de Boeing “múltiples casos en los que la empresa supuestamente no cumplió con los requisitos de control de calidad de fabricación”.

Finalmente, cabe señalar que dos de los abogados de Barnett pidieron a la policía que investigara a fondo cómo había muerto. “John estaba en medio de una declaración en su caso de represalias por denunciante, que finalmente estaba llegando a su fin”, dijeron Robert Turkewitz y Brian Knowles en un comunicado a la BBC.

Temas relacionados

Dejá tu comentario