Inicio
General
Empresas

¿Por qué se forman grupos en las empresas?

La formación de grupos en las empresas es un fenómeno que se investiga sistemáticamente a través de los estudios realizados por diversos especialistas.

Motivos de la formación de grupos en las empresas

  • Satisfacción de necesidades: puede ser una fuerte motivación conducente a la formación de grupos, particularmente las necesidades de seguridad, sociales, de estima y de autorrealización de algunas personas pertenecientes a la empresa se pueden satisfacer en alguna medida al afiliarse a los grupos.
  • De seguridad: algunas personas, al no contar con un grupo en que apoyarse cuando se enfrentan exigencias gerenciales, pueden sentirse desamparados ante la gerencia y ante toda la empresa. La soledad provoca un grado de inseguridad que podría revertirse al ser miembro de un grupo y discutir las exigencias de la gerencia con otros integrantes que tengan puntos de vista de respaldo. La interacción y la comunicación entre los integrantes del grupo amortiguan el efecto de las exigencias gerenciales.
  • De tipo social: la sociabilidad de las personas estimula su necesidad de afiliación a los grupos. El deseo de formar parte de un grupo pone de relieve la intensidad de las necesidades sociales de las personas que tienen, no solo en el trabajo sino también fuera de él.
  • De estima: en un entorno laboral específico, un grupo determinado puede gozar de mucho prestigio entre los empleados por varias razones, como ser competencia técnica, actividades externas, entre otras. Por lo tanto, pertenecer a ese grupo proporciona cierta categoría de la que no disfrutan los no asociados.
Grupos de trabajo

  • Cercanía y atracción: la interacción interpersonal puede alentar la formación de grupos. La cercanía tiene que ver con la distancia física que hay entre las personas que realizan un trabajo y la atracción designa hasta que punto simpatiza entre sí la gente debido a similitudes de percepción, de actitudes, de desempeño o de motivación.
    La cercanía posibilita que las personas aprendan acerca de las características de los demás, para conservar la interacción y el interés se suele formar un grupo.
  • Metas de los grupos: si se comprenden con claridad, pueden constituir las razones por las que una persona se sienta atraída a él.
    Por ejemplo, la persona puede incorporarse a un grupo que se reúne después del trabajo para familiarizarse con un nuevo software que va a instalarse en la empresa.
    Los que se incorporan voluntariamente al grupo que se reúne fuera del horario de trabajo consideran que aprender el nuevo sistema es una meta necesaria para los empleados.
    No siempre es posible identificar las metas de los grupos; por ejemplo, suponer que los grupos formales de las empresas cuentan siempre con metas claras no es tan así, ya que la comprensión, la percepción, las actitudes, la personalidad y el aprendizaje pueden distorsionar las metas.
    Cuando no se clarifican las metas, al observar el comportamiento y actitudes de los demás, las personas pueden llegar a concluir cuales son dichas metas, pero estas percepciones pueden ser ciertas o no.
  • La economía: frecuentemente, los grupos se integran porque las personas piensan que si se organizan pueden obtener mayores beneficios económicos de su trabajo.
    Por ejemplo, a los empleados que trabajan en diferentes puestos de una línea de ensamble se les puede pagar en función de un incentivo de grupo en el que la producción del grupo definirá los ingresos de cada integrante.

Tener en cuenta estas razones por las cuales se conforman los grupos en las empresas permite comprender los comportamientos de las personas en cuanto a sus necesidades, deseos y expectativas individuales y grupales en relación a los objetivos organizacionales de la empresa.

“Si estamos juntos no hay nada imposible. Si estamos divididos todo fallará.”
Winston Churchill

Temas relacionados

Dejá tu comentario