Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
IMPUESTOS A TIQUETES. ¿Los más altos de la región?

Varios sectores han asegurado que la elevada carga impositiva de los tiquetes aéreos en el país le ha restado competitividad a la industria turística nacional. La IATA ha asegurado que las tasas e impuestos aplicables a los pasajes están dentro de los más altos de Latinoamérica. Comparamos las tasas aplicables con los principales mercados del continente y esto fue lo que encontramos.

Los tiquetes aéreos son un componente fundamental de la economía del país. De acuerdo con la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), solo en Colombia la aviación genera más de 600 mil empleos directos e indirectos, a la vez que aporta US$ 7.500 millones al PIB nacional.

Dentro de la industria turística, los aéreos cobran una importancia aún más superlativa, pues son indispensables para la venta de la mayoría de los productos turísticos. De ahí que su carestía desemboque en un fuerte impacto para la competitividad del sector. “Colombia se encuentra clasificada por debajo del promedio regional y a distancia considerable de otros países como Chile y Panamá, con los cuales compite para ser el centro de aviación principal de la región”, asegura la IATA en su índice de competitividad aérea.

De acuerdo con Alexandre de Juniac, presidente de la Asociación, la competitividad de la industria en el país se ve fuertemente afectada, entre otras razones, por la elevada carga impositiva que se aplica a los pasajes en el país. Los elevados impuestos encarecen el valor total de los boletos lo cual, a su juicio, impacta el número de viajeros que emplean el transporte aéreo como su medio de desplazamiento.

En esa misma línea, Anato ha insistido en la necesidad de reevaluar los impuestos aplicados a este servicio, pues su porcentaje es desproporcionado comparado con otros mercados de la región. Cuantificamos esta afirmación y analizamos la carga impositiva de los tiquetes en las aerolíneas colombianas con respecto a los principales países latinoamericanos. Esto fue lo que encontramos.

 

¿CUÁL ES LA CARGA TARIFARIA?

Los tiquetes aéreos emitidos por aerolíneas colombianas y extranjeras varían, pues hay algunos valores que dependen de las aerolíneas y los tipos de tiquete que se emiten. En general, todo tiquete nacional es obligatoriamente gravado con IVA del 19% y una tasa aeroportuaria fijada por los aeropuertos; mientras que los internacionales deben incluir, además, impuesto de timbre nacional por valor de $ 89.100. Además, las agencias de viajes agregan al precio del boleto la tarifa administrativa de $ 30 mil y US$ 95 mil dependiendo del destino del pasajero y la tarifa del segmento.

Adicionalmente, existen otros cobros opcionales de las aerolíneas, que pueden elegir si cobran o no sobrecargo por combustible o cargos por servicio de acuerdo con el canal por donde se realice la venta. De igual forma, todos los servicios adicionales (selección de silla, equipaje de bodega, abordaje prioritario, entre otros) son gravados con IVA.

Todos estos impuestos y tasas corresponden a la carga impuesta por Colombia, sin perjuicio de lo que otros gobiernos puedan agregar en tributos al costo final del tiquete.

¿Qué porcentaje del precio final corresponde a impuestos y tasas? El valor no es fijo, pues fluctúa de reserva a reserva de acuerdo con las condiciones de cada billete. Para saberlo realizamos una búsqueda simple de un vuelo ida y vuelta entre dos aeropuertos nacionales con cuatro aerolíneas diferentes en sus tarifas más básicas. Encontramos que las tasas y tarifas pueden llegar a constituir más del 25% del valor total, escalando hasta más del 40%, como aparece en la tabla.

 

¿QUÉ SOLUCIONES SE HAN PROPUESTO?

Uno de los tributos que se pueden nivelar desde el orden nacional es el IVA. En nuestro país, los tiquetes aéreos son gravados con IVA, que para el caso de Colombia (19%) se encuentra en uno de los niveles más altos de la región. En América, el IVA más bajo se paga en Canadá (5%) y Panamá (7%), mientras que el más alto lo pagan Uruguay (22%) y Argentina (21%). Pese a esto, algunos países han eximido a este rubro del impuesto o lo han clasificado bajo un régimen especial de tasa reducida, a fin de incentivar el crecimiento del transporte aéreo en ese territorio.

Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de Anato, aseguró que un IVA del 5% a los tiquetes aéreos sería un gravamen congruente con los estándares de otras naciones del continente. Bajo este régimen tributario, el porcentaje de la carga impositiva para la misma búsqueda de la tabla se reduciría a niveles de entre el 18,75% y el 38,19%, de cinco a ocho puntos porcentuales menos a los valores actuales.

Esta iniciativa ya inició su trámite en el Congreso de la República, pues el senador conservador Miguel Ángel Barreto presentó en junio de este año un proyecto de ley que busca reducir a 5% el IVA gravado a las tarifas aéreas. Sin embargo, la discusión de la Ley de Financiamiento, los proyectos de la Consulta Popular Anticorrupción, la implementación del Acuerdo de Paz y, más recientemente, las concertaciones del Paro Nacional que completa más de una semana, acaparan la agenda de las comisiones económicas de Senado y Cámara, por lo que el proyecto no se ha podido aprobar.

Otras iniciativas han buscado el desmonte del Impuesto de Timbre Nacional para los viajeros al exterior, así como la concertación para la reducción de la tasa aeroportuaria en algunos terminales del país en donde se considera desproporcionada. Sin embargo, estas negociaciones no han prosperado en el legislativo ni en la iniciativa privada.

 

IMPUESTOS AERONÁUTICOS EN LA REGIÓN.

Realizamos búsquedas de vuelos redondos nacionales en aerolíneas representativas de otros mercados latinoamericanos, a fin de obtener un punto de comparación con la carga impositiva colombiana. Encontramos que Chile es una de las naciones más benévolas con sus impuestos aéreos, pues solo carga una Tasa de Embarque Nacional a sus tiquetes, que puede constituir menos del 3% del valor de un tiquete aéreo.

Los vuelos al interior de Brasil generan una carga tributaria de cerca del 7%. Por su parte, los domésticos argentinos son sujetos a una carga en tasas e impuestos de cerca del 17%, mientras que los panameños pueden alcanzar una carga de cerca del 20%.

En contraste, una de las naciones que más grava con impuestos y sobrecargos a sus viajeros domésticos es México, donde un tiquete nacional puede tener cargos impositivos de entre el 45% y el 50% dependiendo de factores como el destino y la Tasa de Uso del Aeropuerto.

A nivel internacional, Estados Unidos cobra 7,5% de la tarifa como Impuesto de Tiquete Doméstico de Pasajeros, y US$ 9,60 en cargos adicionales; mientras que los vuelos de bajo costo dentro de Europa (famosos por su asequibilidad) pueden cobrar tasas y tarifas por cerca del 70% de la tarifa final, manteniendo precios aún por debajo de los € 30 por boleto. Lo anterior, dado que muchas de las tarifas en Europa son fijas.

 

¿BAJAR IMPUESTOS INCREMENTA EL TRÁFICO?

Pese a las aseveraciones de la IATA, la relación entre impuestos bajos y la dinamización del mercado aéreo no es del todo directa. En su momento, Paula Cortés fue categórica en afirmar que si bien una reducción en los precios podría estimular el uso del servicio, la baja en las tarifas también depende de buenas prácticas de tarificación, del estímulo de la sana competencia y de no monopolizar las rutas.

“No por bajar el impuesto crecerá el número de pasajeros. Necesitamos que haya mayor competencia en las rutas y que eso se refleje en los precios”, puntualizó.

También existe el riesgo de que la baja en el impuesto se compense con un aumento en la tarifa, lo que dejaría los precios sin cambios visibles y resultaría en un mayor margen de ganancia para las compañías aéreas.

 
COMPONENTES DE LA TARIFA AÉREA

Los costos del transporte aéreo son elevados. Aunque se cree que la mayor parte de la tarifa se destina al combustible de los aviones, esto no es del todo cierto. Si se considera que una aeronave puede llevar cientos de pasajeros, cada persona solo contribuye al valor de entre uno a tres galones de combustible dentro del precio de su boleto. Estas tarifas también incluyen los salarios de la tripulación, los costos aeroportuarios, trabajos de mantenimiento, repuestos, pólizas de seguro, personal administrativo, entre otros. Uno de los rubros más elevados de la tarifa es el costo de la aeronave, que puede elevarse a varios cientos de millones de dólares y se traslada a cada usuario en el precio de cada boleto. A todo lo anterior se suma la ganancia de la aerolínea, que constituye parte de la tarifa, pues los impuestos y gran parte de las tasas se pagan a distintos acreedores, entre ellos el Estado.