Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
LATAM ARGENTINA. El Interchange, finalmente una realidad

La división local del Latam Airlines Group respira con alivio. Según se desprende de un comunicado, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) aprobó la modalidad que le permitirá utilizar aeronaves Boeing 767 matriculadas en Chile.

Como este medio informó oportunamente, Latam Airlines Argentina estaba a punto de suspender su ruta diaria entre Buenos Aires y Miami a raíz del alto costo que representaba instalar en sus aviones un dispositivo de radarización que, a partir del 1º de enero de 2020, deberán tener todas las aeronaves que sobrevuelen territorio estadounidense.

En el caso de Latam Argentina, no justificaba invertir en dicha tecnología ADS-B (Sistema Automático Dependiente de Vigilancia y Difusión, por sus siglas en inglés) para sus dos Boeing B-767, con unos 22 años de antigüedad y baja utilización, ya que están en tierra unas 15 horas por día, entre vuelo y vuelo.

Ahora, con el Interchange aprobado (modalidad vigente en otras naciones de la región pero resistida por los gremios en nuestro país), la aerolínea podrá volar esa ruta con aeronaves del mismo tipo, pero más modernas y, desde ya, equipadas con el ADS-B. Serán equipos pertenecientes a la división chilena del grupo, o sea con matrícula CC, con pilotos y personal de cabina argentinos.

Según Latam Argentina, el proceso involucra una inversión inicial de US$ 72 millones para “permitir el sostenimiento del empleo nacional y el fortalecimiento de sus oportunidades de carrera”.

Federico Jäger, director comercial, resaltó que estos aviones tendrán un rediseño integral de la cabina y un nuevo modelo de servicio a bordo. “Además de sumarnos a la dinámica operacional del resto de Latam, podremos ofrecer un itinerario más sólido y mayor conectividad, conforme el mercado lo requiera”, dijo.

Para Marcelo Moroni, director de Operaciones, “el hecho de poder operar en aviones nuevos y tener mayor disponibilidad de flota es sin dudas una gran noticia para nuestros pilotos. No sólo nos brinda una enorme flexibilidad operacional, sino que nos permite sostener y potenciar el trabajo de las tripulaciones argentinas, apuntalando el desarrollo de carrera y sentando las bases para un futuro crecimiento de nuestras operaciones”.