Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
La banca cambia las reglas del juego y Transbank hace lo propio

El proceso del cambio del sistema de operación de tarjetas de crédito y débito del país puso en alerta al sector. Las medidas se enmarcan en un modelo internacional que separa al emisor, el encargado de la operación y las marcas.

“A contar del 1º de octubre del año en curso se eliminará la funcionalidad de Operaciones en Dólares de los Estados Unidos de Norteamérica con tarjetas de crédito emitidas en el extranjero.” Con esta frase extraída de una carta firmada por Rodrigo Quijada, gerente comercial de la empresa, Transbank informó el cese del anexo al Contrato de Afiliación al Sistema de Tarjetas de Crédito operado por la empresa y que ha puesto en alerta a las empresas del sector, específicamente en lo que respecta al mercado receptivo.

En la misiva, la compañía encargada de la administración de las tarjetas de crédito y débito bancarias del país invita a las empresas a retirar o inhabilitar los “anuncios o llamados” a pagar en dólares de sus puntos de cobro.

Las preguntas no se hicieron esperar, especialmente porque la nota no entrega mayor información del motivo de la medida, a qué sector de la industria está direccionada, cuál será el criterio de cambio y especialmente por quién estará fijado.

 

EL JUEGO DEL TELEFÓNO.

María Angélica Cofré, gerente de Operaciones y socia de AT Travel, un operador receptivo local recibió la misiva, explicó: “Llamé a Transbank y una niña me informó, seguramente leyendo un texto preparado, que las únicas empresas que seguirán recibiendo los montos en dólares por cargo de tarjetas de crédito internacionales son los hoteles. No me dijeron los motivos de este cambio”.

Pero la hotelería maneja otra información, por un lado indican que esta medida no aplica al giro hotelero, sino al Rent A Car, mientras que otros empresarios que llamaron al teléfono mencionado en la carta les explicaron que la medida es para todos las empresas exceptuando el rubro hotel, lo cual fue confirmado por la gerenta general de Hoteleros de Chile A.G., Paulina Sierra.

Siguiendo la ruta, desde las rentadoras señalaron desconocer la información, asegurando que “todas las transacciones con tarjetas de crédito por arriendos que ocurran en Chile deben ser cargadas en moneda local. No nos permiten ventas en dólares en tarjetas de crédito nacional o extranjera”.

 

MÁS DUDAS QUE CERTEZAS.

Si bien la medida responde a la transformación del modelo de operaciones bancarias que comenzará a regir en el país (ver recuadro) y que fue anunciado hace algunos meses, no fue hasta ahora que Transbank informó a sus clientes de los cambios.

En este sentido, surge una de las principales preguntas: ¿Quién tendrá a cargo el valor de cambio? Y justamente es aquí donde emerge la preocupación de los operadores del sector, ya que sus ganancias pueden verse afectadas ante la volatilidad de la moneda estadounidense, en especial en lo se refiere a hotelería. Pero la respuesta es simple y única: la entidad bancaria emisora.

Pero volvamos atrás, cuando no conocíamos los pormenores de la medida. Un reconocido operador receptivo lo ejemplificó así: “Si cierro un negocio con un hotel, no se cuál va a ser el tipo de cambio que me dará Transbank o cualquier entidad encargada de la operación. En este sentido, para pagar ese servicio voy a tener que comprar dólares, acción por la que habitualmente el mercado te castiga, porque de lo contrario si pago los hoteles en pesos pierdo la franquicia tributaria. Es algo incierto que realmente puede ser una complicación para nosotros”.

Claro, ya que el no estar al tanto de los alcances del nuevo modelo da pie a entender que la medida eliminará ciertos beneficios, como la rebaja del IVA para turistas extranjeros en el sector hotelero. Como el modelo es progresivo, en este punto los hoteles seguirán operando con el modelo antiguo, permitiendo seguir con la franquicia del pago en dólares para que los turistas no deban abonar IVA.

Por ello es muy importante tener claro con anterioridad las nuevas reglas del juego y recordar al pasajero que el tipo de cambio utilizado será dado por la entidad bancaria que emitió la tarjeta o por los beneficios que ofrece la marca de la tarjeta utilizada.

Ante este escenario incierto, cabe preguntarse si los programas nacionales, que de por sí son caros, tendrán algún alza, porque como dice un operador: “Vamos a tener que poner un tipo de cambio bastante malo o subir los precios para cubrir las alzas y bajas del dólar. Nuevamente seremos quienes tendremos que hacer frente a esta situación”.

Existe otra solución, una cuenta corriente en dólares para transferencias desde el extranjero, pero hay que tener claro que este servicio no está al alcance de todos. Además, de acuerdo a los montos, el cliente se tendrá que hacer cargo de los cobros que hacen los bancos intermediarios, lo que finalmente se traduce en un encarecimiento del viaje.

Cabe mencionar que tratamos de contactarnos con Transbank. Al cierre de esta edición no tuvimos respuesta.

 
LA ENTRADA DE UN CUARTO ACTOR.

Desde sus inicios y hasta un tiempo más, el pago con tarjeta de crédito o débito en nuestro país se realiza mediante el modelo de tres partes o actores: el comercio, el adquiriente y el banco. Aquí, Transbank juega un rol muy importante, ya que los bancos delegaron en esta sociedad el rol de adquiriente, mediante el cual se le encarga el trabajo de afiliar a los comercios a la red de pago con tarjeta.

Hoy se suma una cuarta entidad, que son las marcas de las tarjetas, que además de hacer un proyecto tecnológico, dictan una serie de tasas de intercambio (TI) que permiten la entrada de otros adquirientes al mercado, permitiendo asimismo una relación directa entre los bancos y las marcas de plásticos (Visa, MasterCard, American Express, Magna, etc.).