Información para Profesionales de Turismo
Texto
Entrevista
AIR NEW ZEALAND. “Somos una aerolínea mediana, pero que golpea mucho más arriba”

A pesar de que la coyuntura actual frenó una tendencia alcista constante, Alex Obaditch, gerente general para Sudamérica, comunicó que Air New Zealand no planea socavar sus operaciones entre Buenos Aires y Auckland. Su calidad de servicio, la identificación con un destino tan estimado y unos fuertes cimientos a nivel global hacen que la aerolínea se mantenga firme y a la vanguardia del mercado aéreo.

Una coyuntura económica –y hasta política– movilizada nunca parece ser el mejor momento para efectuar un balance operativo. En este contexto, Alex Obaditch, gerente general de Air New Zealand, plantea con sinceridad un escenario con números a la baja, pero también comunica respuestas convincentes ante un panorama que golpea a toda la industria. Así podemos notar que la aerolínea de bandera neozelandesa cuenta con significativos puntos diferenciales para capear estas épocas, desde su identificación con un destino tan bien ponderado y la calidad indiscutible de su servicio, como su firme posicionamiento a nivel internacional.

 

LA ACTUALIDAD.

-¿Cuál es balance de la aerolínea en estos años y cómo se encuentra en la actualidad?

-Estamos entrando en el cuarto año de operaciones en Argentina, y si miramos dónde empezamos y dónde estamos, sabemos que nos ha ido muy bien.

Pero, por otro lado, hubo un antes y un después a mitad del año pasado, entre julio y agosto, donde se produjo un quiebre de la tendencia alcista que habíamos sostenido durante los tres años previos.

Actualmente nuestra realidad es la de la industria en general. Son momentos complejos; la devaluación impactó negativamente desde el punto de vista local porque el costo del pasaje aumentó un 100% en seis meses.

Para mantener el flujo de pasajeros hemos hecho ofertas, no de manera constante pero sí en ciertos periodos, para impulsar la demanda local. Lo bueno es que cuando lo hacemos hay una respuesta positiva. Si el precio es atractivo, la gente compra.

 

-Eso implica que el interés por el producto persiste.

-Si, desde ya. No podemos hablar de los mismos volúmenes de hace un año pero existe una demanda latente e interesante.

 

-Debido a esta coyuntura, ¿se plantea algún cambio?

-No. Mantendremos las tres frecuencias durante el año y en la alta llegaremos a cinco vuelos, aunque por un período algo más acotado, de diciembre a enero.

El año electoral tampoco ayuda a proyectar, porque el panorama no es claro. Aunque esperamos que el año que viene la historia sea distinta y que haya un repunte más allá de quién gane el gobierno.

 

CÓMO MANTENERSE COMPETITIVOS.

-Más allá del mercado argentino, ¿de qué otras maneras están alimentando la ruta?

-Debido a que la ruta Buenos Aires/Auckland une el sur con el sur, operamos de manera distinta a otras líneas aéreas, pudiendo atraer flujo de la región hacia Ezeiza, que entonces se vuelve un punto de conexión. Brasil es nuestro mercado más grande luego de Argentina, con un volumen interesante desde San Pablo, Río de Janeiro y Porto Alegre. Aquí juega un rol importante el acuerdo de código compartido con Aerolíneas Argentinas, nuestro socio regional.

De esta manera, reforzar la venta regional también nos ha ayudado a que la crisis local no nos afecte tanto, equilibrando las bajas.

 

-¿Cuán significativo es el acuerdo con AR?

-Cuando decidimos entrar en una región nueva, tal fue el caso de Sudamérica, nos aseguramos primero de contar con un socio local: en este caso nuestro socio natural era AR. Entonces nos reunimos, les explicamos nuestras ideas y llegamos a los acuerdos de código compartido, al punto que AR también puede emitir ANZ. Es una relación muy positiva que venimos nutriendo dese hace tres años y con la que estamos muy satisfechos.

 

-¿En qué medida se utilizan las conexiones con el resto de Oceanía y Asia?

-Tenemos una excelente conectividad con Nueva Zelanda y Australia: el vuelo llega a las 4.30 de la mañana y conecta con todos los vuelos tanto a la ida como a la vuelta. Con Asia en general hay mayor demora en la conexión: hay casos como Singapur y Tokio que están bien, pero hay otros sobre los que hay que trabajar, como Shanghái, donde se está viendo la posibilidad de agregar alguna frecuencia que conecte mejor.

En definitiva, estamos viendo que los números a estos destinos, si bien son pequeños, están mostrando un crecimiento alentador.

 

ATADOS A NUEVA ZELANDA.

-¿Cuál es la particularidad de una aerolínea que, básicamente, representa a un destino?

-Sin duda somos la linea aérea de bandera de Nueva Zelanda y ése es nuestro foco principal. Cuando el pasajero sube al avión ya siente que comienza el viaje en el destino.

El trato que tenemos es muy neozelandés, cortés pero distendido, ni corporativo ni de manual. Y así son los neozelandeses. Más allá de los paisajes y las actividades, los viajeros vuelven maravillados por la gente: son solidarios, les gusta hablar con los visitantes, y eso al turista le encanta. Y en Air New Zealand formamos parte de toda esa esencia.

 

-¿Como calificarías los servicios a bordo?

-Los niveles de satisfacción son extremadamente altos. Es un servicio kiwi, donde los tripulantes te atienden y sonríen de manera natural, con un ambiente relajado en todas las clases.

La Premium Economy es muy buena y por ello es elegida año tras año como la mejor en su categoría, y el Sky Couch –filas en Economy que se transforman en cama– viene funcionando muy bien. Los agentes de viajes lo ofrecen porque es novedoso –somos los únicos en Argentina, y a su vez se ha divulgado mucho de boca en boca entre las familias con chicos.

 

-Nueva Zelanda se caracteriza por ser un destino que prioriza el tema de la conservación, ¿cuál es la visión de ANZ en este sentido?

-Claro. En la parte terrestre ya tenemos flotas de autos eléctricos y además la empresa sigue con interés el desarrollo de los motores eléctricos para aviones, que está en pañales pero sin duda es el futuro. Buscamos operar generando el menor impacto posible al medio ambiente, es nuestra meta y hacemos todo lo que está a nuestro alcance para lograrlo.

 

-¿Cómo es la actualidad de la aerolínea a nivel global?

-A nivel global venimos muy bien, en base a cimientos muy firmes. Hace muchos años hubo una gran restructuración, y si bien hay una participación del estado, Air New Zealand se maneja como una empresa privada, sin intromisiones. Eso nos hace sumamente eficientes y respetados entre las lineas aéreas, con un grado de confiabilidad muy alto para los inversores. Yo siempre digo que somos una empresa mediana pero que golpea más arriba de lo que indica su peso.

 
LA IMPORTANCIA DE LOS AGENTES

Sobre el rol del canal minorista, Obaditch afirmó: “Tenemos una excelente relación con el mercado en general, y a los agentes les brindamos el mejor servicio porque sabemos que su trabajo es arduo y ellos también están pasando por un momento complicado. Las agencias representan una parte muy importante de nuestra estructura de venta, reconocemos su valor y los respetamos mucho”.

LA COMPRA DE 787/10

Días atrás, Air New Zealand anunció un pedido de compra a Boeing de ocho unidades B787-10 que eventualmente reemplazarían los B777-200. “Con una nueva generación de turbinas y elementos de construcción más livianos, estas naves son más económicas en términos de ahorro de combustible y, además, tienen un mayor alcance. Esto hará que en el futuro podamos analizar la apertura de rutas hacia ciudades como Nueva York o San Pablo, sin escalas, desde Auckland”, comunicó Obaditch.