Información para Profesionales de Turismo
Texto
Destinos
Cinco pueblecitos playeros con encanto

Quizás no los conozcas, pero existen pequeños pueblecitos playeros en cada rincón de Florida, cada uno con su personalidad propia. Si te gusta visitar playas con encanto genuino, aquí te ayudaremos a descubrir cinco de las mejores comunidades que se recuestan sobre el mar.

FERDINANDA BEACH.

Imagínate un pueblo con casas de la época victoriana, edificios de ladrillos y añosos robles donde cuelgan largas estelas de musgo negro. Así es Fernandina Beach, un acogedor pueblecito escondido en un rincón del nordeste de Florida, en Amelia Island. Un lugar peculiar, porque ocho diferentes banderas se izaron durante su tumultuoso pasado.

Actualmente, su principal atractivo son kilómetros y kilómetros de tranquilas playas bañadas por el Atlántico; sus construcciones históricas, como el Palace Saloon, el bar más antiguo Florida en funcionamiento ininterrumpido; y el faro de Amelia Island, el más antiguo del estado también en operar sin detenimiento.

No dejes de visitar el Parque Estatal Fort Clinch, un lugar ideal para disfrutar del sol, nadar, surfear, pescar y andar en bicicleta; y el establecimiento con el acertado nombre de Fantastic Fudge en la calle Centre.

 

WATERCOLOR.

Tan pronto llegues a WaterColor, te darás cuenta que has descubierto uno de los pueblecitos playeros más especiales de Florida. La brisa tiene olor a pino y la vista alegra el espíritu. Los edificios son pintorescos y con apariencia nostálgica. Palmeras, caminos con adoquines, parques y jardines adornan el enclave. Resguardado entre el golfo de México y un singular lago costero con dunas en el noroeste del estado, este enclave de 20 ha. cuenta con un acogedor hotel boutique, lujosas casas sobre la playa y encantadores chalets. También ofrece cobertizo para botes, canchas de tenis, spa, tiendas comerciales, restaurantes, un gimnasio y, por supuesto, una playa privada con finísima arena.

Es ideal para la familia completa, aunque hay una piscina solo para adultos. No te pierdas la hoguera en la playa los sábados por la noche con música y s’mores (sándwich con galletas Graham, una barra de chocolate, y malvaviscos tostados). Otra agradable actividad es explorar el lago Western en kayak o en canoa.

 

MADEIRA BEACH.

Los conocedores saben que Madeira Beach tiene 3,2 km. de largo y una sonrisa de ancho, una descripción bastante fiel por cierto. Situado a corta distancia de Clearwater Beach, este pueblecito tiene un inconfundible sabor a la Florida del ayer y el único calzado que vas a necesitar son unas sandalias cómodas.

John´s Pass Village y su paseo entablado, al estilo de un pueblo pesquero, es el espacio perfecto para pasar un día inolvidable. Ideal para comer algo, comprar tesoros en sus singulares tiendecitas y disfrutar de entretenimiento en vivo. Existe también una oferta continua de eventos y actividades, tales como cruceros para ver el atardecer, avistar delfines y practicar paravelismo, y paseos en motos acuáticas. Pero la playa bien merece que le dediques una buena cantidad de tiempo por su blanca y suave arena, y su mar generalmente cristalino y tranquilo. Después que lo hayas visitado, verás por qué es uno de los mejores pueblecitos de Florida cercanos a la playa.

 

JENSEN BEACH.

Esta comunidad se levanta en la isla Hutchinson, en el sudeste de Florida. Simple y relajada, se destaca por haber sido declarada “Capital mundial de las piñas” en 1895, ya que fletaba más de un millón de cajas de esa fruta en junio y julio de cada año durante décadas pasadas.

Resguardada entre el Atlántico y la laguna Indian River, la playa es ancha, su arena es dorada y no está muy desarrollada ni tiene edificios altos. Sus chalets están pintados en colores caribeños, con cercas de madera a su alrededor y dispone de galerías de arte, tiendas únicas y eclécticos cafés al aire libre. Es un paraíso para los amantes de la naturaleza, con opciones para practicar surf, pasear en bote, pescar, remar en kayak y hacer paddleboard de pie.

No dejes de explorar la laguna Indian River, repleta de delfines y manatíes, y al menos una vez comer en el restaurante 11 Maple Street, localizado en una antigua casa y famoso por sus innovadores platos. Jensen Beach es uno de nuestros pueblecitos playeros preferidos de Florida.

 

CAPTIVA ISLAND.

Al oeste de la playa de Fort Myers, en la costa sudoeste de Florida, se esconde Captiva Island, la hermana pequeña de Sanibel. Una diminuta aldea que parece haber recibido un baño de magia; y lo más probable es que quedes hechizado con su encanto.

En un paseo por esta aldea vas a descubrir un asiento en forma de rana gigantesca en el jardín de la Jungle Drums Gallery que te invita a sentarte, y también podrás visitar el restaurante Bubble Room, donde todo el año es Navidad. En la orilla de la isla te van a encantar las estrellas de mar y los abundantes caracoles en la orilla, un anticipo del sándwich de mero que podrás saborear en RC Otters, más sabroso aún si lo disfrutas al aire libre, bajo una de sus sombrillas.

En Captiva Islas se puede andar en bicicleta, observar aves y practicar deportes acuáticos de todo tipo.