Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
La promoción turística recuperaría algo del presupuesto perdido para 2019

El presupuesto promulgado la semana pasada por el Ejecutivo validó las modificaciones introducidas en Diputados. Entre ellas, está la posibilidad de que el Inprotur reciba una partida adicional de unos $ 550 millones en 2016. Si el jefe de Gabinete lo aprueba, el recorte medido en dólares sería del 25%.

El proyecto de Presupuesto enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso en septiembre implicaba un virtual desmantelamiento del Instituto Nacional de Promoción Turística. Los recursos disponibles para 2019 se preveía que fueran poco menos de $ 604 millones, lo que implicaba una reducción del 28% en términos nominales respecto al vigente de 2018. Pero la cara más brutal del recorte se mostraba al considerarlo en términos reales, es decir, midiendo en dólares lo que efectivamente podría contratar el Instituto en el exterior, que es donde desarrolla las acciones. A un tipo de cambio de $ 40,1 proyectado para 2019, el Inprotur contaría el año que viene con US$ 15 millones para todas las acciones de marketing en el extranjero. Lo que significaba un 61% menos de divisas que en 2018. 

Por suerte para la actividad, la semana pasada se confirmó el medio paso atrás en esa decisión y el Gobierno promulgó la ley de presupuesto de gastos y recursos de la Administración nacional, validando las modificaciones introducidas al proyecto del Ejecutivo por parte de Diputados.

De esa manera, el Inprotur podría recibir una partida adicional de unos $ 550 millones. Solo falta que el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, efectúe los ajustes presupuestarias necesarios para dar cumplimiento al artículo 16 de la ley, donde se incluyeron los “extras”. Esto es porque las modificaciones no fueron plasmadas en los cálculos de recursos, ni en las autorizaciones de gastos previstas inicialmente en el proyecto de presupuesto.

 

EN DÓLARES.

Los fondos para la promoción pasarían así de los $ 604 millones previstos en la partida original a los $ 1.154 millones que la ley de presupuesto modificada en Diputados le habilita a gastar al Inprotur. O sea, un 90% más que los originalmente previstos.

De todos modos, medido en dólares representarían cerca de US$ 29 millones, todavía muy lejos de -como mínimo- los últimos dos presupuestos. El de 2018 cuando fue proyectado (a $ 19,3) implicaba unos US$ 38,4 millones, muy similar a los US$ 39,8 millones del año anterior. O sea, no será el brutal recorte del 61% originalmente previsto por el Ejecutivo, pero sigue siendo una poda real en torno al 25% de los fondos disponibles para la promoción internacional.

El vaso medio lleno es que casi se dobló el mísero presupuesto de US$ 15 millones proyectado originalmente por el Gobierno para todas las acciones de marketing en el extranjero (de manera totalmente inconsulta con sus socios privados y de las provincias).

 

TODOS LOS REFUERZOS.

El Inprotur no fue el único que sumó recursos durante su paso por el Congreso. La Secretaría de Turismo de la Nación también añadió -siempre a facultad del jefe de Gabinete- otros $ 150 millones.

En total, los refuerzos añadidos en Diputados para que gaste la Administración fueron $ 24.208 millones, el 0,6% del total presupuestado. El problema, como advirtió la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), es que los recursos se ampliaron un 0,1% y, por ende, queda una brecha sin financiamiento de $ 21.535 millones.

 
En números

$ 604 millones eran los destinados al Inprotur en el proyecto del Ejecutivo.

$ 550 millones los fondos adicionales que se le incluyeron en Diputados.

US$ 15 millones era a lo que equivalía el presupuesto original.

US$ 29 millones serían los que sumando el adicional podría ahora ejecutar el Inprotur.

US$ 38,4 millones son los que se habían presupuestado al Inprotur en 2018.