Información para Profesionales de Turismo
Texto
Nota de tapa
Acusan de estafa a una mayorista cordobesa: descontento ante la parsimonia de la Sectur

La “tormenta” económica en el país no da tregua: 10 agencias denunciaron a Travelers Relations Consultants (TRC Mayorista) por incumplimientos en salidas grupales que estaban pagadas y programadas para octubre. Si bien no hubo pasajeros damnificados, la problemática volvió a evidenciar el endeble accionar de la Secretaría para controlar e inspeccionar a las empresas del sector.

El 1, 2 y 8 de octubre, una decena de agencias de viajes nucleadas en el Grupo GEA denunció ante la Sectur a un operador cordobés por incumplimientos en cuatro salidas grupales, que estaban pagadas y programadas para el 1, 3, 17 y 28 de octubre.

Otra de las aristas denunciadas reside en que al momento de obtener los recibos de pago notaron que figuraba una sociedad anónima con nombre diferente a la que comercializaba las salidas, y sin habilitación en turismo. “Ambas empresas están operando con el mismo número de legajo”, recalcaron desde Grupo GEA, para enfatizar que al cierre de esta edición no tuvieron respuesta de la presentación correspondiente ante la Sectur.

Al igual que en los últimos casos de cierres intempestivos que se dieron en el sector, tanto los acusadores como el denunciado, Travelers Relations Consultants (TRC Mayorista), responsabilizaron a la coyuntura económica del país y a la megadevaluación.

Los damnificados afirmaron que la empresa “llegó con la soga al cuello y no pudo abonarle al consolidador aéreo ni al operador en el destino, pese a que ya habíamos abonado casi la totalidad de nuestra parte”; mientras que desde la mayorista esgrimieron que “el haber cobrado la mayor parte de los viajes a un tipo de cambio que hoy es el doble y con más del 60% de los pagos sin saldar por parte de las agencias del Grupo GEA que tenían cupos en las salidas, nos fue imposible afrontar las operaciones”.

Si bien no hubo pasajeros varados en el exterior o sin viajar, la problemática volvió a desnudar no sólo los efectos de la crisis en el sector, sino también el endeble accionar de la Sectur para controlar e inspeccionar a las empresas del sector.

 

EN PIE DE GUERRA.

“A menos de una semana de la primera salida a Turquía y Dubái, el responsable de la mayorista nos mandó un mail notificando que las salidas serían agendadas para marzo y abril de 2019”, dijeron los agentes de viajes afectados, quienes señalaron que “ante la negativa de que los pasajeros viajen en la instancia reprogramada, la operadora sólo nos propuso hacer el reintegro del dinero a partir del cuarto mes del año próximo”.

En efecto, y tras haber abonado de su bolsillo los servicios para garantizar los viajes, los damnificados se asesoraron desde lo administrativo, burocrático y legal en el Grupo GEA, e iniciaron las medidas pertinentes para accionar la póliza de seguro del grupo que brinda cobertura frente a estas situaciones. “No queremos que vuelva a pasar lo que ocurrió con TN. Las agencias tenemos que pagar estas situaciones, y ahora no están dadas las condiciones para que asuman estos compromisos”, coincidieron.

Mientras evalúan darle curso penal y civil, desde el Grupo GEA afirmaron que la prioridad es que las agencias puedan subsistir. En números, los montos que debieron afrontar las agencias ascienden a US$ 170 mil.

Por tanto, cada agencia afectada le envío dos Carta Documento a TRC Mayorista para reclamar en primera instancia los vouchers y tickets abonados; para luego exigir la devolución del dinero. En ambos casos casos, la mayorista desestimó las notificaciones y no dio curso a las mismas.

Por otra parte, las agencias damnificadas repudiaron que desde TRC se contactaron de manera directa con los pasajeros que lograron viajar, como así también interactuaron con otros clientes de dichas agencias para pedirles fotos e información del viaje, y enviarles propuestas de futuras salidas, respectivamente.

 

EXPEDIENTE ACTIVO.

Desde la Secretaría de Turismo de la Nación comunicaron que cuentan con cuatro sumarios referidos al caso. Se realizaron inspecciones integrales y se exigió la información crediticia del caso; al tiempo que explicaron que, al no haber pasajeros directos afectados, los perjudicados deben proceder vía legal y no apelar al orden administrativo. “Se trata de un conflicto comercial, el cual debe resolverlo la Justicia. Desde la Secretaría tenemos la facultad para disponer de una cancelación de licencia o una suspensión para operar, pero hablar de devolución del dinero es muy complejo”, puntualizaron.

Para terminar, y tras indicar que este conflicto se suscitó en un contexto económico de país que sufrió severas fluctuaciones económicas no previstas, sostuvieron que “la Sectur no puede cerrar una empresa o quitar el legajo sin antecedes comerciales desfavorables”.

De hecho, indicaron que hay empresas que están en concurso preventivo y aun así pueden seguir operando.

 
“NO SOMOS TN.”

Desde el banquillo del acusado, Travelers Relations Consultants (TRC Mayorista) asevera que procedieron bajo la órbita legal, y admiten que “de las 23 agencias afectadas, sólo las empresas que pertenecen al conglomerado de agencias independientes no aceptaron la reprogramación ni se mostraron interesadas en negociar las modalidades de pago para la devolución del dinero que habían abonado”.

De hecho, y con la quiebra de la operadora cordobesa en la retina, Fernando Doldán, titular de TRC Mayorista, ratificó ante este medio que ellos siguen operando sin complicaciones; aunque admitió que pasaron un momento difícil en octubre, con ventas y operaciones que se demoraron.

“TRC Mayorista trabaja con normalidad, y las reprogramaciones que hicimos son parte de las herramientas, extremas pero legales, que todos tenemos”, señaló, para comentar que los reintegros se renegociaron con cada agencia y se arribó a un arreglo con la mayoría de las empresas afectadas por esas salidas.

En efecto, detalló que “algunas salidas ya se hicieron; otras aceptaron la reprogramación; con otras empresas estamos afrontando los pagos programados (cheques vigentes y en pagos consecutivos); y las menos se negaron a aceptar cualquier tipo de convenio”.

Consultado por las empresas con las que no logró congeniar un acuerdo, Doldán dejó entrever que, tras la improductiva reunión que protagonizó con los damnificados, le quedó la sensación de que el Grupo GEA tiene más motivaciones de hacer del conflicto una medida de publicidad o marketing, que de encontrar una solución. “No me interesa entrar en una guerra discursiva o judicial con las agencias, sólo quiero arreglar el problema lo antes posible y pagar lo que corresponde”, dijo, para continuar: “Hay un problema comercial temporal y es así como debe tratarse. No voy a permitir que sacrifiquen a un cordero en busca de un beneficio de fondo, porque acá no hay un ´TN´ revoloteando”.

Entre otras aristas del conflicto, el titular de TRC Mayorista desmintió la acusación de haber abierto una nueva razón social para seguir operando. “Tengo otras empresas en Argentina y una en el exterior –Croacia–, y nada tienen que ver en este tema. En lo formal y lo legal hay que mantenerlas con quien corresponda, y la relación con las agencias de viajes fue y es sólo a través de la operadora. Las facturas realizadas, los pagos recibidos, reintegros y contratos corren por cuenta de TRC Mayorista, y nunca hubo ningún cambio”, concluyó.

AL MARGEN

Aseverando que no recibió ninguna comunicación del Grupo GEA respecto del caso, o solicitándole información sobre la actualidad de TRC Mayorista, Gustavo Peralta, titular de la ACAV, optó por bajar el “tono del conflicto e histeria”.

“No se trata de una situación parecida a lo que acontecido con TN. Se trata de un problema comercial entre partes y excede a la gestión de la ACAV”, dijo, para concluir: “Tengo entendido que ya se hicieron las denuncias pertinentes, y es tiempo que trabaje la Justicia”.

EN NÚMEROS

fueron las salidas grupales que estaban pagadas, y fueron reprogramadas para 2019.

10 son las agencias del Grupo GEA que denunciaron las irregularidades ante la Sectur.

US$ 170 mil es el monto que debieron pagar las agencias para recontratar los servicios.