Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
Aerolíneas Argentinas. Malvido presentó un plan estratégico a tres años

El recientemente designado presidente de Aerolíneas Argentinas presentó un plan maestro que deberá guiar a la empresa hasta 2021. La iniciativa consta de cuatro pilares que se traducen en siete objetivos críticos, 18 acciones y 66 proyectos.

“El escenario del mercado en la Argentina ha cambiado y nos pone bajo presión para ganar competitividad y seguir siendo elegidos por nuestros pasajeros”, afirmó Luis Malvido, presidente de Aerolíneas Argentinas, en un comunicado. “Hay mucho por hacer de cara a los clientes, pero también por mejorar la forma en la que hacemos las cosas. Con este norte estaremos trabajando, porque de ello depende que logremos mantener el liderazgo en el mercado”, comentó el ejecutivo. El martes pasado, AR reunió a 200 líderes de su organización y presentó un plan estratégico a tres años (hasta 2021). La iniciativa se desgrana, a su vez, en cuatro pilares estratégicos: “sustentabilidad, desarrollo de la red, excelencia en el servicio, y apego a los procesos y la transparencia”. Por debajo de estas “columnas”, aparecen siete objetivos críticos (el texto original habla de ocho, pero se detallan siete) a saber: aumentar los ingresos, eficientizar la flota, ganar competitividad en costos, incrementar la eficiencia del capital humano, mejorar la competitividad comercial, mejorar la experiencia integral del viaje, y evolucionar hacia una empresa digital. Finalmente, y en términos prácticos, los 8 objetivos serán alcanzados mediante la puesta en marcha de 18 iniciativas y 66 proyectos concretos. Cada uno de ellos, a su vez, será monitoreado por un integrante del Comité Ejecutivo.

 

Los proyectos.

La lista de proyectos, la más numerosa, incluye propuestas diversas. Desde cuestiones siempre oídas y de larga (larguísima) data como “desarrollar el negocio de cargas”, a cuestiones ya sabidas y previstas como “el recambio de las flotas Embraer y de largo alcance”; pasando por aspectos más innovadores como la “mejora de la experiencia digital del cliente”, y otros items que plantean no pocas incertidumbres. Por ejemplo, se habla de una “reconfiguración de la flota de fuselaje angosto” que quizás haga alusión a la eliminación de la clase Business ya en marcha, o la “implementación de nuevas políticas de gobierno corporativo”; la “revisión de contratos de servicio y provisión de repuestos” y la “optimización de costos aeroportuarios” (¿No se habían acometido ya estos dos últimos puntos en los tiempos de Isela Costantini?).

Una cuestión de singular importancia para Malvido parece ser la “definición e implementación de la estrategia para el pasajero frecuente y potenciamiento del programa Aerolíneas Plus”. De hecho, en el marco del Coloquio Idea que se celebró en Mar del Plata, la semana pasada, y ante los micrófonos del matutino El Cronista Comercial, el ejecutivo aseguró: “Queremos revisar todo el plan de Aerolíneas Plus porque muchos pasajeros nos eligen y los pasajeros frecuentes merecen más beneficios y en eso estamos trabajando”.

 

Algunas incertidumbres.

“Nuestro plan inicial era no tener déficit en 2019. Pero lo cierto es que la presión del precio del combustible (son más de US$ 100 millones en un año y no ha parado de subir), y la caída de los precios en dólares por la devaluación han hecho que el programa lleve más tiempo”, explicó Malvido ante El Cronista. “Este año no mantendremos la secuencia de bajada de necesidad de aportes estatales, y en 2019 vamos a acercarnos lo más posible al equilibrio, aunque no lo vamos a conseguir. Sí esperamos lograrlo en 2020”, repuso el presidente. Malvido habla de una foto, que en realidad es un fotograma de una película: no se sabe si el precio del petróleo seguirá subiendo o no en lo que resta del año, no se sabe si no habrá una nueva corrida cambiaria en nuestro país y personalmente agrego que la presión competitiva, con total certeza, seguirá creciendo por la entrada de más y más competidores al mercado local, desplomando los ingresos y el nivel tarifario. Es en definitiva un cuadro complejo y desafiante para los parámetros que dibujó Malvido ante El Cronista.

La otra gran incógnita es que el plan estratégico es a tres años, pero en 2019 habrá elecciones presidenciales nacionales. Mucho se puede escribir sobre la continuidad en las políticas públicas pero lo cierto es que cada vez que hubo un cambio de gobierno, hubo un cambio en la gestión de AR. Es más, si uno repasa la lista, hasta hubo varios gestores en el marco de un solo gobierno (Alak y Recalde en el kirchnerismo; Costantini, Dell’Acqua y Malvido, con Cambiemos). En consecuencia: el plan a tres años, ¿durará tres años? Por lo pronto, la iniciativa es ordenadora del trabajo y las metas en el presente, en un contexto adverso y difícil, y eso solo ya es un aspecto positivo.