Información para Profesionales de Turismo
Texto
Entrevista
Madeleine Burns, directora nacional del Centro de Formación en Turismo (Cenfotur): “Nos dedicamos a formar profesionales todo terreno”

Madeleine Burns, directora nacional del Centro de Formación en Turismo (Cenfotur), ofreció un amplio panorama sobre la actualidad de las carreras del sector en nuestro país. El cierre de la brecha entre la oferta y la demanda es uno de los tantos propósitos de la institución, que en mayo cumplió 40 años formando profesionales.

-¿En cuántos programas está dividida la oferta académica de Cenfotur para formar a profesionales de turismo?

-El primero consiste en la formación en tres años de las carreras profesionales de Administración Turística, Administración Hotelera, Guía Oficial de Turismo y Cocina Peruana. El segundo es la certificación de competencias para mejorar las habilidades de las personas que trabajan en el sector y necesitan tener un reconocimiento de sus capacidades. Esto lo trabajamos en alianza con el Ministerio del Trabajo y Promoción del Empleo. Por último, tenemos el programa de fortalecimiento de competencias laborales. Muchos empresarios contratan a jóvenes para las áreas de servicio, pero si bien son muy amables, no tienen la profesionalización ni la eficiencia en su trabajo, lo que les quita productividad. Entonces la idea es que a través de cursos cortos que son gratuitos se les dote de esas habilidades de manera que puedan desempeñarse mejor en el trabajo.

 

-¿Cuál es la tarea del sector privado para hacer que el alumnado de Cenfotur conozca el campo laboral?

-Tenemos reuniones de trabajo con actores del sector privado donde nos dicen y definen las competencias que deben tener los egresados de las carreras y cuáles son las razones por las cuales ellos contratan. Entonces definen el perfil del profesional que ellos contratarían y de acuerdo a eso armamos los planes de estudio, que también son evaluados y valorados por el sector privado. Esto nos asegura estar a la vanguardia de las tendencias formativas, dar lo que el mercado requiere para cerrar las brechas y facilitarles el desarrollo profesional a los estudiantes.

 

-¿Qué valores promueven para los estudiantes de Cenfotur? ¿Qué aprendizaje esperan que se lleven los alumnos que pasan por la institución?

-Nuestro trabajo está dedicado a formar a profesionales todo terreno. Ese es el sello de esta institución. Sabemos que quienes salen de aquí son personas que están dispuestas a hacer cualquier trabajo dentro de lo que corresponde el servicio turístico porque entienden que son carreras de servicio. Entonces lo más importante es la experiencia positiva que el cliente se lleve y están abocados a eso. Estamos desarrollando capacidades para que los egresados puedan resolver situaciones complejas con los clientes, sean creativos, hagan innovaciones y sean proactivos en las empresas que trabajen.

 

-¿Cuál es la realidad de Cenfotur en destinos como Chiclayo y Cusco? ¿Qué oportunidades tienen los estudiantes de estos lugares y en qué se diferencian con los de Lima?

-Las mallas curriculares que Cenfotur tiene son las mismas para todos, y las exigencias académicas son iguales en Cusco, Chiclayo y Lima. En cuanto a cantidad de alumnos, el orden es Lima, Cusco y Chiclayo. Estamos muy contentos con el desarrollo de Cusco, ya que es un gran centro turístico donde se vive del turismo. Nosotros nos dimos el trabajo de seleccionar a los becarios de las zonas con potencial turístico como la sierra central y selva central, y la selva en general. Ahí fuimos a captar a los chicos porque para nosotros el programa de Beca 18 es un aliado estratégico que nos ayuda a desarrollar futuros profesionales en las zonas que podrían tener gran impacto para el turismo.

 

-¿Cómo es la formación en Cocina Peruana y cómo se conecta con el auge de la gastronomía que vive el país?

-La carrera de Cocina Peruana fue creada cuando se inició el boom gastronómico. Existe la necesidad de seguir generando chefs y cocineros de cocina peruana, pues es una realidad y un motor de desarrollo que tiene grandes responsabilidades y posibilidades. Cuando nosotros hablamos de exportar todo lo que es nuestra agroindustria y cómo la introducimos en otros países nos referimos a cocineros peruanos que enseñan a usar nuestros insumos afuera. Es una carrera difícil. El objetivo es que a través de la cocina peruana se entienda al país culturalmente. Tenemos una gran biodiversidad, pero nos lleva a tener responsabilidad sobre la sostenibilidad. Los cocineros tienen que ser responsables de la materia prima.