Información para Profesionales de Turismo
Texto
Actualidad
Respaldo político del WTTC a Argentina, pese a números tibios

El Consejo Mundial de Viajes aplaudió las políticas de Macri y dijo que “Argentina está en el camino correcto para convertirse en potencia turística mundial”. Un respaldo que se contradice con el propio informe de expectativas del WTTC, que ubica a nuestro país en el fondo del ranking de naciones en cuanto al ritmo de crecimiento previsto para la próxima década.

A días de que el Consejo Mundial de Viajes (WTTC por sus siglas en inglés) reúna en Buenos Aires a los líderes de la industria mundial, la entidad emitió un comunicado con un claro tinte político a favor del Gobierno. Tras plantear que Argentina está “en el camino correcto para convertirse en potencia turística mundial”, el WTTC afirmó que son las políticas públicas actuales las que están alentando ese escenario. Sin ir más lejos,    su presidente y CEO, Gloria Guevara, no dudó en afirmar: “Es importante reconocer el compromiso del presidente Mauricio Macri por implementar políticas públicas encaminadas a incrementar la conectividad y la facilitación migratoria, lo cual deja en claro que Argentina apuesta al turismo como motor para la generación de empleos y bienestar”.

Asimismo, señaló que a través del Ministerio de Turismo que dirige Gustavo Santos nuestro país “se encamina a convertirse en un referente en materia turística y aprovechar las bondades del turismo para mejorar las condiciones de vida de la población, como se ha visto por muchos años en regiones como Europa”.

Las declaraciones del WTTC vienen de la mano de la presentación de su informe anual, cuyos números son bastante más fríos que las declaraciones. En un contexto donde la economía del turismo creció fuertemente en 2017, Argentina mostró un comportamiento positivo -a tono con varios países de la región-, se espera un 2018 aún mejor y un crecimiento muy moderado a largo plazo. Lo que llama la atención es que las tasas de evolución son modestas y a largo plazo ubican al país en el pelotón global de los de menor incremento relativo de su economía turística.  Pero antes de entrar en el análisis de los datos de Argentina, vayamos de lo general a lo particular, para tomar dimensión de lo dicho.

 

LA POTENCIA GLOBAL.

A nivel mundial no deja de sorprender la dinámica de la actividad, que por séptimo año consecutivo creció en 2017 con tasas por encima de las que puede mostrar la economía en general. Según el informe del WTTC, en 2017 el sector generó uno de cada 10 puestos de trabajo en todo el mundo. Es más, a diferencia de otras ramas donde el futuro como demandantes de mano de obra es opaco, se espera que en el caso del Turismo aumente su dotación a un ritmo constante, llegando a generar 1 de cada 9 empleos. De hecho, en los últimos siete años 1 de cada 5 nuevos empleos creados estuvieron vinculados al turismo y se prevé que en la próxima década genere otros 100 millones de puestos.

En definitiva, durante 2017 la industria de los viajes a nivel global registró un crecimiento del 4,6% en comparación con el año anterior, por lo cual este sector aventajó al 3% que tuvo la economía mundial. Esto implica que se superaron las tasas de expansión de otros grandes sectores tradicionales como manufacturas, transporte, ventas al por menor, agricultura y servicios financieros.

 

LATINOAMÉRICA MAL, PERO HETEROGÉNEA Y MEJORANDO.

Latinoamérica fue la única subregión que experimentó un declive en sus números en 2017, apuntándose un declive del 1,4% en su contribución directa al PBI.

Claro que el responsable de esa excepcionalidad fue el gigante regional, Brasil, que tuvo una merma interanual del 18,1% en los ingresos generados por los turistas extranjeros en el país, combinado con un -5,2% en los ingresos producidos por el propio turismo doméstico. 

Por eso, la mirada regional puede convertirse en un espejismo, porque en general las performances de los países en 2017 no sólo fueron positivas, sino que incluso hubo algunas muy destacadas: Nicaragua (+21,2%), Uruguay (+11,6%), Ecuador (+7,3%), Costa Rica (+7,2%) y Paraguay (+7,2%).

Además, los pronósticos son favorables a partir de este mismo año para la región en conjunto. La contribución directa del sector al PBI se pronostica que aumentará un 3,4 % en 2018, y lo hará un 3,2 % anual en toda la década. Del mismo modo, se aguarda un repunte del 2,5% en la cantidad de empleo directo en 2018 y un aumento del 2,1 % anual hasta 2028.

 

ARGENTINA, DEL DISCURSO A LOS NÚMEROS.

Al sumergirse en los datos de Argentina surge claramente una recuperación frente a dos años malos. Lo que no se percibe es un respaldo numérico a la idea transmitida por el propio WTTC de que Argentina se encamina a ser una potencia mundial.

Efectivamente, la contribución directa al PBI del sector viajes creció en 2017 y se pronostica que aumentará 4,3% en 2018.  Ahora bien, la comparación se establece contra un 2016 en el que de los 14 indicadores medidos sólo subió uno (y no es sorpresa): el gasto de los argentinos en turismo emisivo. El resto de los números habían sido negativos, contra un 2015 donde también se habían reportado bajas sensibles. O sea, el año pasado hubo una recuperación, pero que apenas alcanza para volver a niveles de 2012. Lejos del “año de los records turísticos” tan promocionados por el Ministerio de Turismo de la Nación.

Un hiato similar se produce entre las expectativas de crecimiento a corto y largo plazo y la idea de que bastarán para hacer de Argentina una potencia turística mundial.

Para el Consejo está claro que 2018 será un año bisagra. No hay uno solo de esos 14 índices en los cuales espera que haya una evolución negativa este año, ni en la próxima década (apenas un -0,5% de retroceso en el ya elevadísimo gasto en emisivo).

En general, se espera que la economía del sector crezca un 4,3% este año, con dos variables salientes: un aumento del 10,2% en la inversión de capitales y una suba de casi el 7% en el gasto de turistas extranjeros en el país (que es una variable que viene de una caída del 5% en 2017). El resto de los indicadores son mucho más modestos y oscilan del 2% al 4% de evolución positiva.

A largo plazo se pronostica una década también de crecimiento, pero con tasas aún más tibias. De hecho, entre los 185 países medidos, Argentina figura en el puesto 165 por sus perspectivas de evolución a largo plazo. Tanto por el ritmo de sus tasas de aumento de contribución directa al PBI (puesto 164), como al empleo (140°) e inversión de capitales (162°), Argentina está en el fondo de la tabla de las expectativas globales e incluso por debajo del promedio de los países de Latinoamérica. Con lo cual no se explica cómo la economía turística argentina, hoy ubicada en el puesto 87° por su tamaño relativo, va a ubicarse en el pelotón de las potencias mundiales teniendo un ritmo de crecimiento más bajo que las ¾ partes de los países considerados en el estudio.

 
En números

87°              es la posición de la economía turística argentina por su tamaño relativo (contribución al PBI) entre 185 países.

80°              figura Argentina en el pronóstico de las que más crecerán en 2018.

165°           entre 185 lugares es la posición que ocupa Argentina en cuanto a perspectivas de crecimiento a largo plazo.

 

“Es importante reconocer el compromiso del presidente Macri por implementar políticas públicas encaminadas a incrementar la conectividad y la facilitación migratoria”, Guevara.

WTTC. “Nuestra gente, nuestro mundo, nuestro futuro”

Por vez primera, una ciudad latinoamericana recibirá a la Cumbre Global del Consejo Mundial de los Viajes y el Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), el “club de los poderosos” como suele llamársele, pues reúne a los líderes de las grandes compañías que motorizan a la industria. El evento contará, también por primera vez, con una personalidad latinoamericana al timón de la entidad, la mexicana Gloria Guevara Manzo.

Esta cita, anunciada el año pasado en Bangkok al cierre de la 17º Cumbre, tendrá lugar el 18 y 19 de abril en los salones del Hotel Hilton Buenos Aires con el apoyo del Ministerio de Turismo, la Jefatura de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Cámara Argentina de Turismo.

Tras la ceremonia de apertura, que contará –de acuerdo al programa oficial de actividades– con la palabra del presidente de Argentina, Mauricio Macri; junto a Chris Nassetta (CEO de Hilton), Zurab Pololikashvii (secretario general de la OMT), Gustavo Santos (ministro de Turismo de Argentina y Gloria Guevara Manzo (presidenta y CEO del WTTC), comenzarán las sesiones que intentarán revelar el porvenir del turismo.

Durante el encuentro se discutirá sobre cómo el sector está preparándose para el “trabajo del mañana”, que está impulsado cada vez más por la tecnología. Se explorarán, asimismo, las necesidades para poder continuar con el desarrollo de la industria, la respuesta al cambio climático y cómo aumentar la resiliencia frente a crisis por pandemias y desastres naturales.

La lista de oradores confirmados incluye a Arne Sorenson, presidente y CEO de Marriott International; Arnold Donald, presidente y CEO de Carnival Corporation; Najib Balala, secretario de Turismo de Kenia; Hiromi Tagawa, chairman de JTB Corp.; Matthew Upchurch, presidente y CEO de Virtuoso; y –entre otros– a tres expresidentes: José Maria Aznar (España), Felipe Calderón (México) y Lura Chichilla Miranda (Costa Rica).